Celiaquía: verdaderos y falsos

En mi vida como celíaca ya me acostumbré a tener que explicar y aclarar muchísimas falsas creencias de amigos y personas bienintencionadas que, sin saber, nos pueden poner en riesgo. Para ellos y para quienes conviven con esta enfermedad y todavía no terminan de tenerla clara, va este compendio de mitos y verdades más comunes sobre la celiaquía.

1. «Un poquito de harina no te hace nada»… FALSO

O no te hace tanto podría ser otro de los «grandes éxitos» que escuchamos las y los celíacos permanentemente. La realidad es que la absorción de «harina» (estrictamente lo que absorbe el intestino e es incapaz de procesar son proteínas del gluten, que a su vez está presente, por ejemplo, en la harina de trigo y no en otras como la de arroz o mandioca) es perjudicial siempre para un celíaco. se mucho o poco.

Por eso, más allá de que el plato que comas sea libre de gluten o «sin TACC» (Trigo, Avena, Centeno y Cebada), es importante que el ambiente lo sea, así como también prevenir la contaminación cruzada, que es aquella que puede existir entre un plato no apto y uno que sí lo es.

2. «Si no tenés síntomas podés seguir comiendo gluten»… FALSO

La celiaquía o enfermedad celíaca es una patología completa e integral que no sólo da síntomas gástricos (que son los más fácilmente identificables), e inclusive en algunos casos ni siquiera los da sino que se presenta de otras formas. Por ende, ante la detección la única alternativa de tratamiento posible es comenzar inmediatamente y bajo indicación médica la dieta libre de gluten.

3. «La celiaquía tiene grados»… FALSO

Lo que sí existen son diferentes niveles en cuanto a lo afectadas que pueden estar las vellosidades del intestino (condición que revierte poco a poco con la dieta) pero no se es «más o menos celíaco». Ese preconcepto viene de lo que mencionábamos antes de que algunas de las personas que la padecen no tienen los clásicos síntomas gástricos (simplificándolos dolores de estómago, diarreas y vómitos), y por ende creen que «no son tan celíacos».

4. «La celiaquía se cura»… FALSO

Como dijimos, por el momento no hay otro tratamiento que la dieta libre de gluten, que lo que hace es disminuir los síntomas y por ende brindarle al paciente una mejor calidad de vida.

5. «La celiaquía solo da síntomas gástricos»… FALSO

Ya lo mencionamos más arriba, pero está bueno aprovechar para explayarnos un poco sobre la sintomatología «no gástrica» (vamos a llamarla así) que incluye múltiples manifestaciones, como por ejemplo dolor de cabeza, cansancio, alteraciones del humor, caída del pelo, resequedad de la piel, rotura de uñas, etc.

Por eso es tan importante que ante la recurrencia de determinadas situaciones siempre consultes al médico; más aún si tenés antecedentes familiares.

Igualmente, en este sentido, vale aclarar que si cuando se descubre que una persona es celíaca -mediante análisis de sangre y con confirmación vía biopsia- seguramente el médico indique realizar la pesquisa en sus familiares directos (padres, hijos, hermanos).

6. «Los labiales deben ser sin TACC»… VERDADERO

Es lo ideal porque dado que son productos que están en contacto con la boca, podés tragártelos. Entonces, si sos celíaco, tanto los labiales como la manteca de cacao o cualquier otro producto que te pongas en la boca deberían ser sin TACC. Lo mismo pasa con los dentífricos y los enjuagues bucales.

7. «El champú debe ser sin TACC»… VERDADERO

En realidad, como explicábamos más arriba, el verdadero riesgo está en si te tragás el producto, cosa que voluntariamente no harías con un shampoo. Sin embargo, puede ser que éste entre en contacto con la boca accidentalmente, así como también con las mucosas o con heridas abiertas. Por eso se recomienda que, de ser posible, utilices shampoo y crema enjuague sin TACC. La mala noticia es que no son tantas las opciones en el mercado.

8. «El protector solar debe ser sin TACC»… VERDADERO

Es el mismo caso que lo anterior: el producto puede entrar en contacto con la boca y absorberse, así que mejor prevenir que curar. En este caso sí hay bastantes alternativas en el mercado, e inclusive diferentes formatos: spray (ideal para los más chicos), gel de rápida absorción, crema, etc. Y siguiendo con la cosmética, de hecho la crema que utilices también debería ser sin TACC.

9. «Si te tiran harina (atención recién graduados) podés tener una reacción»… VERDADERO

Sencillamente porque es probable que si te tiran harina tragues algo, con lo cual estarías absorbiéndola.

10. «Ya sale la vacuna y te va a permitir comer de todo»… FALSO

Lo cierto es que si bien cada vez hay más esfuerzos orientados a encontrar una alternativa terapéutica a la dieta libre de gluten, por el momento no hay nada firme. Entonces, de nuevo, la única alternativa es la dieta de exclusión.

Principales síntomas de la celiaquía

Según las diferentes edades, los signos de alarma varían:

  • En los más chicos, por ejemplo, los síntomas intestinales se acompañan fundamentalmente de alteraciones en el crecimiento (no ganan peso y no crecen en talla).
  • Además, pueden mostrarse irritables.
  • En el caso de los chicos ya más grandes y los adolescentes también se da un retraso de talla o de la pubertad.
  • También ferropenia (disminución de hierro en el organismo).
  • Finalmente, en los adultos la presentación clásica es en forma de diarrea crónica y malabsorción, pero como dijimos más arriba, el «universo» es amplio y complejo, razón por la cual el diagnostico puede retrasarse o la patología confundirse con otras.

Experta consultada: Dra. Raquel González, médica gastroenteróloga del Hospital Alemán.